Archivo de la categoría ‘Ecología’

Las altas temperaturas de 2013 confirman el calentamiento global

Martes, 15 de abril de 2014

El año 2013 fue, junto a 2007, el sexto año más caluroso desde mediados del siglo XIX, informó la Organización Mundial de la Meteorología (OMM). Según este organismo el aumento de temperatura confirma que el calentamiento global, y por tanto el cambio climático, se está dando “sin lugar a dudas”.

Michel Jarraud, secretario general de la OMM, afirmó que “tenemos que tener en cuenta que en 2013 no se dio el fenómeno de El Niño, que tiende a calentar más el planeta. Y a pesar de la ausencia de ese fenómeno, tuvimos un aumento de la temperatura global, esto demuestra que el calentamiento global está teniendo lugar”.

El Niño, y su fenómeno opuesto, La Niña, son responsables del calentamiento y enfriamiento de extensas zonas del mar, respectivamente, y contribuyen al aumento de las temperaturas del aire.

Jarraud presentó la elaborada por la OMM y que contiene detalles sobre precipitaciones, inundaciones, sequías, ciclones tropicales, la cobertura de hielo y el nivel del mar a escala regional.

Tanto en 2013 como en 2007, las temperaturas de la superficie del océano y de la tierra fueron superiores en 0,50 grados centígrados respecto a la media de 1961 a 1990, y 0,03 grados centígrados más altas que la media del decenio más reciente (2001-2010).

Estos datos dejan sin argumentos a los que todavía rebaten el fenómeno del cambio climático, explicó Jarraud, quien precisó que trece de los catorce años más cálidos de los que se tienen datos se han registrado en el siglo XXI.

Los más calurosos de todos fueron 2005 y 2010, con temperaturas mundiales superiores en 0,55 grados centígrados a la media a largo plazo. “De hecho, cada década desde hace medio siglo es más caliente que la precedente”, afirmó Jarraud, quien agregó que el calentamiento del aire año a año es menor del que se esperaba, lo que es algo muy positivo, pero el de los océanos está creciendo.

Los océanos constituyen una protección eficaz del sistema climático al absorber y almacenar una gran cantidad del exceso de carbono y de calor de la atmósfera.

El informe revela que alrededor del 93 por ciento del exceso de calor atrapado en el sistema terrestre entre 1971 y 2010 fue absorbido por los océanos. Antes del año 2000 la mayor parte del calor estaba atrapado entre los 700 metros de profundidad y la superficie; y desde entonces el calor se ha almacenado entre los 700 metros y los 2000 metros, lo que ya ha causado daños en el coral, el marisco y en otros tipos de vida marina.

“Pero hay otras consecuencias negativas. Por ejemplo, en la zona donde se generó el tifón Haiyan (también conocido como Yolanda), una de las tormentas más intensas que jamás haya tocado tierra, y que devastó partes del centro de Filipinas, el nivel del mar ha subido 35 centímetros en los últimos 50 años, y eso tiene efectos innegables”, declaró Jarraud.

A escala mundial, el nivel del mar ha subido en 19 centímetros desde principios del siglo XX, debido principalmente al aumento de la temperatura y al deshielo de los glaciares. Por otra parte, en 2013 las temperaturas altas más extremas se registraron en Australia, que vivió el año más caluroso del que se tengan datos.

La OMM recordó que, en general, el hemisferio sur padeció una ola de calor muy intensa el año pasado que provocó fenómenos extremos y aparentemente opuestos. Cabe recordar que, por ejemplo, en 2013 el noreste de Brasil padeció una sequía devastadora, y el altiplano brasileño sufrió el mayor déficit de lluvia desde 1979, mientras que el sudeste del país sufrió intensas lluvias.

Argentina, por su parte, experimentó un periodo extremadamente cálido de octubre a diciembre, incluyendo el diciembre más caluroso desde que se realizan estadísticas, lo que contribuyó a que 2013 fuera el segundo año más caluroso (tras 2012) desde que se tienen datos.

Detectan nueva fuga de agua en planta nuclear de Fukushima

Jueves, 30 de enero de 2014

 

De acuerdo con informaciones de los expertos, varios reactores pueden presentar brechas similares, por lo que trabajan para sellar las fugas y evitar su llegada al drenaje de las instalaciones que aún se encuentran debilitadas tras el tsunami de 2011.

Trabajadores de la planta nuclear de Fukushima, al centro de Japón, detectaron este jueves una brecha de tres centímetros de diámetro en el segundo reactor de la planta, por donde se ha fugado agua hacia otros lugares del recinto, de acuerdo con informaciones de la agencia Itar-Tass.

Varios expertos coinciden en que otros reactores podrían presentar fallas similares; por lo que todo el personal de la planta trabaja en labores de inspección de los mismos; con el objetivo de sellar cualquier desperfecto y evitar más salida de agua hacia los sistemas de drenaje.

El pasado mes de diciembre, la empresa propietaria del lugar, Tokyo Electric Power (Tepco), reportó la fuga de 1,8 toneladas de líquidos contaminados. En ese entonces, no se supo el alcance del mismo, en vista de que la planta no posee drenajes cercanos a zonas marítimas.

La planta nuclear de Fukushima cuenta con más de mil tanques de almacenamiento de agua, que es utilizada como parte de un sistema de enfriamiento para los sistemas que allí operan. El vital líquido adquiere niveles altamente radiactivos luego de cumplir su función, por lo que es retenida dentro de las instalaciones para evitar su propagación por el mar.

El terremoto y posterior tsunami, que sacudieron Japón en el año 2011 han ocasionado que 52 mil personas que habitaban en la ciudad hayan sido evacuadas por seguridad; hecho que ha afectado de gran manera la agricultura, ganadería, pesca; entre otras actividades económicas en el lugar.

Ejecutivos y representantes de la empresa Tepco han sido acusados en los últimos tres años de falsificar datos sobre los efectos del evento natural del 2011 sobre la planta y sus consecuencias sobre el entorno natural que rodea a las instalaciones.

Inmensas nubes de color azul sobre la Antártida avisan del cambio climatico

Jueves, 16 de enero de 2014

Datos recibidos desde la nave espacial AIM de la NASA han mostrado que las nubes noctilucentes que aparecen sobre la Antártida cada verano austral son como un gran “bombilla geofísica”. Vuelven todos los años a finales de primavera, alcanzando su intensidad plena durante un período de no más de 5 a 10 días.

A medida que avanza diciembre, un gran banco de nubes noctilucentes se inertiza sobre la Antártida. Comenzó este año el 20 de noviembre como una pequeña nube de color azul eléctrico y se expandió rápidamente para superponerse a casi todo el continente. AIM está monitoreando el progreso de las nubes a medida que se arremolinan y ondulan alrededor del polo sur.

“Las nubes aparecieron sobre el polo sur antes de lo habitual este año”, dice el miembro del equipo científico del AIM, Cora Randall , del Laboratorio de Física Atmosférica y Espacial en Colorado. “Desde que se puso en marcha AIM , sólo en la temporada 2009 se produjo un inicio más precoz”, dijo.

Las nubes noctilucentes son las nubes más altas de la Tierra. Sembradas de meteroides en desintegración, se forman en el borde del espacio 83 kilometros por encima de la superficie terrestre. Cuando la luz incide en los diminutos cristales de hielo que forman estas nubes, parecen brillar intensamente en un tono azul eléctrico.

En el verano austral es cuando estas nubes están más brillantes y más extendidas. Las nubes se iluminan sobre el polo sur de noviembre a febrero, y se desplazan hacia el polo norte, entremayo y agosto .

¿Por qué en verano? La respuesta tiene que ver con los patrones de viento y el flujo de humedad en la atmósfera. El verano es el momento en el que un mayor número de moléculas de agua se cuela desde la atmósfera inferior para mezclar con el ‘humo de meteoros’ en el borde del espacio. Curiosamente, el verano es también la época en que la atmósfera superior es más fría, lo que permite que los cristales de hielo se formen.

En los últimos años se han intensificado y extenido estas nubes. Cuando las nubes noctilucentes se observaron por primera vez en el siglo XIX, había que viajar a las regiones polares para verlas. Desde el cambio de siglo, sin embargo, han sido vistos tan cerca de la línea ecuatorial como en Colorado y Utah.

Algunos investigadores creen que esto es una señal de cambio climático. Uno de los gases de efecto invernadero que se ha vuelto más abundante en la atmósfera de la Tierra desde el siglo XIX es el metano.

“Cuando el metano se abre paso en la atmósfera superior, es oxidado por una compleja serie de reacciones para formar vapor de agua “, explica el profesor de la Universidad Hampton James Russell, investigador principal de AIM . “Este vapor de agua adicional está disponible entonces para hacer crecer cristales de hielo”.

Si esta idea es correcta, las nubes noctilucentes son una especie de advertencia para uno de los gases de efecto invernadero más importantes. Y eso, dice Russell, es una gran razón para estudiarlas.

Brasil 2014 tendrá altos costos para la ecología del planeta

Miércoles, 11 de diciembre de 2013

 

 

La FIFA anunció que el torneo de 2014 hará necesaria una gran cantidad de viajes aéreos hacia las sedes alrededor de Brasil, lo que producirá el equivalente a 2.72 millones de toneladas de bióxido de carbono, un gas que produce el efecto invernadero.

Eso significa que durante el campeonato, que dura un mes, se generará la misma cantidad de gas que emiten 560.000 automóviles de pasajeros en un año de acuerdo con la calculadora del cibersitio de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos.

Como un esfuerzo para disminuir la contaminación la FIFA financiará proyectos como plantación de árboles, que reduce las emisiones de carbono. El director de responsabilidad social del organismo, Federico Addiechi, dijo en entrevista que gastaran varios millones de dólares con ese propósito.

Equipos, aficionados y autoridades tendrán que cruzar el quinto país más grande del mundo, principalmente por aire, ya que los 64 juegos del Mundial se realizarán en 12 estadios ubicados por todos los puntos cardinales.

Los aficionados generarán cerca del 90% de las emisiones de carbono producidas durante el Mundial, dijo Addiechi. El resto, unas 251.000 toneladas, responden directamente a actividades de la FIFA, entre éstas se incluyen los viajes de los equipos, árbitros, autoridades del organismo, el carbono generado por hoteles y el uso de estadios, entre otras actividades.

“Vamos a compensar el 100% de esas emisiones”, dijo Addiechi.

Eso podría hacerse mediante el financiamiento de la reforestación en Brasil, la puesta en marcha de proyectos eólicos, construcción de plantas hidroeléctricas y otros proyectos que serán anunciados el próximo año. Addiechi dijo que la FIFA gastará unos 2.5 millones, apenas una fracción de los miles de millones que se generarán por el evento.

Brasil reporta bajas significativas en emisión de gases invernaderos

Jueves, 7 de noviembre de 2013

 

 

El anuncio sobre la baja en la emisión de gases invernaderos fue hecho por la red Observatorio del Clima, el cual detalló que durante el estudio se midieron las emisiones de gas ocasionadas por deforestación, actividad agrícola y los sectores de energía e industrias, así como por la quema de residuos de cosechas.

Un grupo de ambientalistas pertenecientes a la red Observatorio del Clima, aseguró este jueves que las emisiones de gases de efecto invernadero de Brasil cayeron el año pasado a su nivel más bajo en dos décadas.

De acuerdo al reporte de las  30 organizaciones ambientales que conforman la mencionada red, las emisiones de gas de efecto invernadero totalizaron mil 480 toneladas métricas en 2012, en comparación con mil 430 en 1992. El punto más alto fue de dos mil 860 toneladas métricas en 1995.

En este sentido, el grupo no gubernamental enfocado en el cambio climático, detalló que  durante el estudio se midieron las emisiones de gas ocasionadas por deforestación, actividad agrícola y los sectores de energía e industrias, así como por la quema de residuos de cosechas.

De igual forma explicaron, que las emisiones por deforestación han disminuido, pero las emisiones por las otras actividades han aumentado y podrían subir más debido a los subsidios a la gasolina y el incremento del uso de energía térmica, agregó la red; sin embargo mencionó que aunque han disminuido agudamente, la deforestación sigue siendo responsable de la mayor emisión de gases de efecto invernadero en el país.

El reporte muestra que, en 1990, la deforestación representaba 815,8 millones de toneladas métricas de los gases de efecto invernadero, una cifra que se desplomó a 476,6 millones de toneladas métricas en 2012 debido mayormente al incremento de esfuerzos gubernamentales para reducir las actividades de taladores ilegales.

Otras actividades contaminantes son la minería, agricultura, ganadería, la construcción de presas hidroeléctricas y la exploración y perforación petrolífera. Se calcula que se ha destruido cerca de 20 por ciento de la selva amazónica.

Las emisiones del sector energético aumentaron más de 125 por ciento entre 1990 y 2012 debido a un incremento en el uso de plantas termoeléctricas y combustibles fósiles necesarios para alimentar a la industria y la creciente flota de vehículos.

El secretario ejecutivo de Observatorio del Clima Carlos Rittl, dijo a la agencia estatal de noticias Agencia Brasil que teme que las emisiones generadas por el sector de energía continuarán aumentando debido a que el gobierno está dando prioridad a las inversiones en extracción de combustibles fósiles y en el desarrollo de los enormes depósitos del país en ultramar.

Selva y el clima: analizan impacto

Martes, 15 de octubre de 2013

 

 

El Gobierno de Brasil, la NASA y la Unión Europea utilizarán en la selva amazónica, el bosque tropical más grande del mundo, un sistema de información ambiental desarrollado en la Universidad de Granada, España), informó esta institución académica. La iniciativa pretende conocer con detalle cuál es el papel de la selva amazónica en el sistema climático global, ya que los científicos creen que la gran cantidad de organismos vivos que viven en la Amazonía, que hacen la fotosíntesis y retiran carbono de la atmósfera, deben provocar un efecto a escala global. El objetivo final del proyecto es determinar si estas selvas pueden ser consideradas un pulmón de la Tierra.

Los árboles vs cambio climático

Viernes, 13 de septiembre de 2013

Uno de los mayores retos en ecología es predecir la respuesta de las diferentes especies al cambio climático.  Su impacto se ha constatado tanto en animales como en plantas y existen  evidencias de sus efectos en la fenología, fisiología y distribución de  muchas especies. En el caso concreto de los árboles, por ejemplo, la  altitud media del haya (Fagus sylvatica) en España se ha elevado 70 metros en los últimos 55 años.

Para  conocer cómo están respondiendo los bosques europeos al calentamiento  global, un equipo liderado por investigadores del Museo Nacional de  Ciencias Naturales (MNCN) ha analizado los cambios recientes en la  distribución de siete de las principales especies de árboles en Europa.  El estudio, publicado en la revista Global Change Biology,  compara las diferencias en la distribución altitudinal entre individuos  jóvenes y adultos de dichas especies, a lo largo de un rango de latitud  que va desde el sur de España hasta el norte de Suecia.

Asumiendo  que la temperatura era más baja cuando se establecieron los árboles  adultos, se esperaba que los juveniles fueran más abundantes a mayor  altitud, ya que ellos se establecieron cuando el clima era más cálido.  Una limitación de esta aproximación es que la sensibilidad a la  temperatura y la capacidad de respuesta es diferente entre ejemplares  jóvenes y adultos de la misma especie. Aun así, los investigadores  consideran que esta aproximación puede ser válida para estudiar los  cambios en la demografía y en la distribución inducidos por el clima.

Variaciones en el modelo

Según  el estudio, laa temperatura media en el área de estudio se ha  incrementado en 0,86⁰C en la última década si se compara con los 30 años  previos. Sin embargo, sólo el abeto (Abies alba) se ajustó a  las predicciones del modelo, observándose una mayor abundancia de  juveniles que de adultos a altitudes superiores. Por el contrario, el  haya, la pícea común (Picea abies) y el pino silvestre (Pinus sylvestris) mostraron el patrón opuesto; mientras que en la encina (Quercus ilex), el falso plátano (Acer pseudoplatanus) y el roble albar (Quercus petraea) no se detectaron cambios en la distribución.

El  investigador del MNCN Fernando Valladares señala: “Nuestros resultados  contradicen las predicciones teóricas. Esto indica que las respuestas de  los árboles al cambio climático son complejas y están condicionadas no  sólo por factores ambientales, sino también por procesos internos  relacionados con la ontogenia y la demografía de las distintas especies  de arbóreas”, indica.

Córdoba: sigue activo foco de incendio de campo

Sábado, 31 de agosto de 2013

Personal de bomberos continúan combatiendo un foco de incendio de campos en la zona de La Calera, en tanto que la mayoría de los siniestros que se registraron en la jornada del viernes fueron controlados durante la madrugada.
El titular del Plan Provincial de Manejo de Fuego, Macelo Zornada, precisó que de todos los incendios que se registraron en distintos puntos de la provincia, “el que sigue en proceso es el de La Calera,(distante unos 17 kilómetros al norte de la ciudad de Córdoba), en la zona de las canteras, con dos frentes importantes”.
En esa zona, debieron ser evacuadas en forma preventiva dos familias a raíz del avance de las llamas.
En relación a los otros siniestros, desde el Plan Provincial de Manejo del Fuego se indicó que en su mayoría ya fueron controlados aunque permanecen en guardia de cenizas.
En esta situación se encuentra el incendio declarado ayer en Salsipuesdes, a 34 kilómetros al norte de la capital provincial, donde para controlar las llamas trabajaron bomberos de Deán Funes, Quilino, La Granja, Río Ceballos, con el apoyo de un avión hidrante, informó el titular del Plan Provincial de Manejo del Fuego.
También fue controlado el siniestro que se registró en Potrero de Garay, distante unos 65 kilómetros al sudoeste de la ciudad de Córdoba, en el Valle de Calamuchita, donde trabajaron 16 dotaciones de bomberos voluntarios y dos aviones hidrantes.
Mientras que en Malagüeño, en el gran Córdoba, bomberos voluntarios de esa ciudad, Carlos Paz, Alta Gracia y con la colaboración del Ejército, lograron controlar las llamas y permanece en guardia de cenizas.
Asimismo se indicó que hasta el momento hay tres personas detenidas, sospechadas en haber provocado uno de los siniestros.
Desde el organismo provincial se solicitó a la población tomar las medidas de precaución ya que las altas temperaturas, el viento y la sequía imperante hacen que el riesgo de incendios sea extremo, sobre todo teniendo en cuenta en el 70 por ciento de los incendios se inician por negligencia.

Las algas marinas podrían ayudar a enfriar el planeta

Jueves, 29 de agosto de 2013

 

 

 

 

Una disminución del CO2 atmosférico fue responsable del enfriamiento repentino del planeta hace aproximadamente siete millones de años. Por lo que, según expertos, una mayor captura de dióxido de carbono por parte de las algas, podría contribuir al enfriamiento de la Tierra en un futuro cercano.

Las algas captan más dióxido de carbono (CO2) atmosférico cuando la concentración de esta molécula en el aire sobrepasa las 500 partes por millón, situación que, por las emisiones actuales, se alcanzará “de sobra” antes de final de siglo, según un estudio del departamento de geología de la Universidad de Oviedo, en el norte de España.

De este modo, la coautora de la investigación, Heather Stoll, explicó que estas plantas podrían “ayudar a suavizar el aumento de este gas de efecto invernadero”.

El estudio, publicado este jueves en la revista Nature, también concluyó que una disminución del CO2 atmosférico fue responsable del enfriamiento repentino del planeta hace aproximadamente siete millones de años. Por lo que, en última instancia, una mayor captura de dióxido de carbono por parte de las algas, podría contribuir al enfriamiento de la Tierra en un futuro cercano.

El proyecto, financiado por el Consejo de Investigación Europeo (European Research Council), descubrió que la capa de carbonato cálcico que recubre un tipo de microalgas modifica su composición en función de si el carbono que la planta utiliza para su crecimiento es mayoritariamente el CO2, a través de la fotosíntesis, o no.

Así, mediante el estudio de los fósiles de conchas que se han ido depositando en el fondo marino y que una vez pertenecieron a algas vivas, se ha podido observar de qué manera han influido las fluctuaciones de dióxido de carbono en los últimos 60 millones de años, y los resultados aclaran tanto la adaptación de las algas a distintas concentraciones de CO2, como el historial de cambios en el CO2 atmosférico.

En este sentido, la fotosíntesis, mecanismo que comparten con el resto de las plantas de la Tierra, es la opción “preferida” por las algas para captar el carbono que necesitan para construir sus estructuras.

Sin embargo, cuando hay poco dióxido de carbono en la atmósfera, este proceso se vuelve lento por lo que el alga desarrolla mecanismos para obtener carbono “extra” de compuestos disueltos abundantemente en los océanos, como el bicarbonato sódico.

Esta adaptación les permite vivir, pero les supone un coste energético mayor, por lo que cuando aumentan la disponibilidad del gas en el aire, vuelven a la fotosíntesis.

De esta forma, el estudio de los restos calcáreos demuestran que las algas empezaron a depender mucho de las fuentes de carbono “extra” en un periodo relativamente reciente, de entre 7 y 5 millones de años.

De acuerdo a la especialista, estos datos indican que el CO2, en ese intervalo de tiempo, descendió de manera “crítica”, un resultado que coincide con las evidencias del enfriamiento del océano.

Jordania idea un plan para salvar al Mar Muerto

Viernes, 23 de agosto de 2013

 

 

El nivel del mar Muerto, el lago situado a mayor profundidad y el más salado del mundo, desciende más de un metro anualmente y algunos especialistas advierten que podría quedar completamente seco para el año 2050.

El primer ministro de Jordania, Abdulá Nsur, anunció este jueves la puesta en marcha de la primera fase de un proyecto ambiental, que permitirá transportar agua desde el mar Rojo hasta el mar Muerto, con el propósito de contrarrestar la continua disminución que, desde hace décadas, sufre éste lago.

El nivel del mar Muerto, lago situado a mayor profundidad y el más salado del mundo, desciende más de un metro al año y algunos especialistas advierten que podría quedar completamente seco para el año 2050.

El proyecto expone que el trasvase de agua de un mar relativamente saludable a otro que se está secando “parece una medida de sentido común que no debería ser complicada”, más allá del esfuerzo tecnológico y los costos que conlleva.

A pesar de ello, el plan advierte que “cuando son varios los países que se tienen que poner de acuerdo, el asunto se hace más espinoso”.

El proyecto tiene un costo aproximado de mil millones de dólares y le aportará a Jordania 100 millones de metros cúbicos de agua desalinizada al año. Se trata de un gran beneficio para una nación donde el 92 por ciento del terreno es desértico y la falta de agua constituye un  problema.

Entre los proyectos anteriores para solventar esta situación destaca el llamado Canal de los dos mares o Canal del mar Rojo al mar Muerto, que según el Banco Mundial tiene un costo cercano a los 10 mil millones de dólares.

De igual forma, las autoridades han considerado la posibilidad de trasvasar agua desde el mar Mediterráneo o desalinizar agua para hacerla llegar a las zonas que más la necesitan.

Según el ministro del Agua jordano, Hazem Nasser, el alto costo del proyecto del canal entre los dos mares impulsó al gobierno a proponer ideas como la presentada ahora la cual califican de primera fase.

El río Jordán, compartido por Israel, Jordania, Líbano, Siria y los Territorios Palestinos está prácticamente consumido desde que, a comienzos de los años 60 del siglo XX, los distintos países desviaran su corriente para destinar el agua a otros usos en la industria y agricultura.